Francesc Playà

Nuestro estudiante veterano. No existe el límite de edad para aprender la Palabra de Dios